El motocross como deporte extremo

El motocross es uno de los deportes más emocionantes, y a la vez exigentes que existe en la actualidad. Su práctica es muy arriesgada, pues suelen celebrarse competencias en lugares poco regulares, generalmente con suelos de tierras y obstáculos que hacen que la competencia sea más interesante, y obviamente mucho más peligrosa para quien la practica. Este emocionante deporte nació en Gran Bretaña, pero su expansión ha sido enorme, y cuenta con numerosos fanáticos en casi todos los países del mundo debido a la adrenalina que se genera al tan solo observar el juego en la televisión, eso sin referirse a lo interesante que resulta planificar un día entretenido que incluye ir a una pista de motocross a observar una carrera.

Es por ello que el aditamento que se emplea en este tipo de deporte suele ser muy preciso, complejo y generalmente de precios muy altos. Sin dudas, lo más importante para un deportista es la selección adecuada de su moto, pues existen muchas ofertas en el mercado, de diversos países de procedencia, marcas, precios y calidades. Entre las motos más populares para practicar el motocross se encuentras las japonesas Suzuki, Kawasaki, Yamaha y las indiscutibles protagonistas de estas competencias, las Honda, aunque también son reconocidas las KTM, procedentes de Austria. Las motos no son solo motos, son fabricadas especialmente para practicar este deporte y sus características están en correspondencia con las altas exigencias y velocidades que son necesarias para lograr un motocross de calidad.

Fuera de la compleja selección de la moto a utilizar, también es importante escoger con cuidado y detalle el casco, los guantes, el uniforme y las botas, pues todo este equipamiento tiene gran importancia para la protección del deportista. Aunque pareciera que tienen una importancia menor, en realidad las botas motocross son parte clave del éxito de un deportista de alto nivel. Aunque pareciera que son solo un zapato más, las botas para practicar este deporte deben tener especificaciones muy precisas, y seguir un sistema de producción altamente complejo y estricto para lograr un resultado de alta calidad. En algunas ocasiones de jugadores gustosos de la moda, las botas son fabricadas especialmente para al deportista específico, es decir, se hacen a la medida de sus pies y de sus gustos, por lo que tener un buen par de botas en las altas esferas del deporte no es solo una cuestión de comodidad y seguridad, sino también de status dentro del deporte.

Para estas botas se seleccionan solo los materiales con la más alta calidad, como cuero de primer nivel y gomas especiales para este propósito para evitar deslizamientos indeseados o pérdida del control de los elementos de la moto por resbalo. Unas buenas botas no garantizan el éxito, pero botas de baja calidad aseguran la derrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *